Alquiler de Carretillas elevadoras

¿Qué son?

A la hora de transportar cargas pesadas de un lado a otro, se pueden encontrar grandes horas para plantearlo. Una manera sencilla de hacerlo es contratando Carretillas Elevadoras, también conocidas como apiladores. Se trata de un vehículo dirigido mediante un volante, que a través de una pequeña plataforma permite elevar el cargamento del suelo, facilitando su traslado de un lado a otro. 

Características y usos

Dependiendo del tamaño de la plataforma y de la carretilla elevadora, esta máquina podrá transportar más o menos peso. Normalmente, son de muy fácil manejo y su conducción es bien sencilla, aunque si es cierto que quien la maneje deberá tener permiso de conducir. Se tiende a utilizar en trabajos de industria, pero también es muy común ver carretillas en otros espacios como pueden ser un muelle náutico. Su potencia lo convierte en una herramienta muy útil, agilizando mucho los procesos de transporte de material. Dependiendo del tipo de neumático utilizado, puede dejar o no marca en el suelo, por lo que es esencial cuidar este detalle dependiendo de la superficie donde se quiera utilizar. 

Es importante para el uso correcto de las carretillas elevadoras estar bajo un asesoramiento preciso, personal y profesional. En On Top Plataformas disponemos de un equipo de lo más profesional, con experiencia en el sector, con los conocimientos necesarios para ofrecer un consejo útil en este aspecto. Si piensa que para su proyecto necesita de carretillas de elevación, puede contactar con nosotros y pedir su presupuesto. 

Tipos de motor

Los principales tipos de carretilla eléctrica se clasifican en función de su fuente de alimentación:

  •      Diésel: este tipo de motor es el más contaminante. Es por este motivo que normalmente estos vehículos no pueden usarse en espacios cerrados (como centros de distribución o almacenes). Sin embargo, aunque sean ideales para uso externo, también pueden utilizarse puntualmente en interiores si cuentan con catalizadores y purificadores de gases y olores. Entre sus ventajas encontramos: mayor potencia, rápido repostaje, mayor velocidad de elevación y aceleración, más económicas que las eléctricas y con mayor vida útil.
  •     Eléctrico: este tipo de carretillas son muy indicadas para laboratorios, lugares en los que se manipulan alimentos o en los que se procesan químicos. Pero nunca a la intemperie, pues hay riesgo de que se produzca un cortocircuito en caso de lluvia. Las carretillas eléctricas tienen menos vibraciones y su motor es más pequeño, lo que las convierte en una buena opción para almacenes reducidos.
  •           De gas o combustión interna: se trata de carretillas de uso mixto, es decir, adecuadas tanto para interior como exterior. El gas se obtiene a partir de una combinación de gas butano, propano y aditivos (una mezcla que contamina mucho menos que otros combustibles fósiles). Otra ventaja de estas carretillas es que sus piezas de repuesto, al ser similares a las de los automóviles, tienen precios bastante competitivos. Por último, tienen mayor rendimiento que los motores diésel y eléctricos.

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.